De tiempos y humedades

de-tiempos-y-humedades-unloquito

Fuente: https://pixabay.com/es/users/Comfreak-51581/

Claro, parece que es ahora, llegó el momento de tomar las riendas y ser la voz de una generación. Es que el tiempo se va filtrando como el agua de lluvia en esos techos viejos de membranas asfalticas resquebrajadas, que aún resisten de pie en algunos barrios de montevideo. Pasa tan rápido, cuando mirás para atrás estabas ahí, escuchando lo que tenían para decir “los que saben”, hoy te levantas y  vas a algún lugar, donde intercambiar algo, silencios, espacios, miradas, y casi sin darte cuenta, sos vos el que habla y los demás quieren escuchar. Maravillosamente pasaste la línea de cal, te sacaste los cortos y los botines, estrenaste los pantalones largos y agarraste la tablita, sos vos el que da las indicaciones, sos vos el que lleva la voz cantante, ni se te ocurría un par de meses atrás, pero la vida giró y te puso ahí. ¿Te gustó que te pusiera ahí? No importa, es tu momento y no sabes cuánto va a durar. Muchas veces vas a desear estar del otro lado, claro, era todo mucho más sencillo, ¿la responsabilidad? de otros, ¿las culpas? de otros,¿tus puteadas? ya conoces la respuesta. Pero claro, un día iba a pasar, soltar las amarras y largarse a defender lo que creíste posible, hacerse cargo y jugársela, perder todo y rearmarte. Sin querer te fuiste cavando tu propia fosa, esa que te permite asomar la cabeza y ver dónde van todos, lo bueno es que querías enterrarte, ¿no?.  Al menos eso nos hiciste creer, era tan complejo sobrevivir a un mundo donde todos eran iguales, donde todos eran zombies, donde todos…El problema no es ahora, el problema viene después, cómo vas a sobrellevar el momento en el que tu voz, ya no signifique nada para nadie, así como llega el momento, también se va. El agua siguió filtrando por los techos, penetró cada pequeño resquicio de material, avanzó, hasta que encontró por dónde salir, para finalmente mezclarse en ese proceso de humedades y pintura y así, llenar de hongos el techo de tu hogar.

Anuncios

Dónde está Pelle?

El capitán Pellejo no podía continuar así. Casi 2 meses habían pasado desde la última vez que supo algo de sus compañeros. Él solo había dicho que faltaría unos días, pero se le habían ido unos meses.

Muchos abandonaron la búsqueda argumentando que ya no había vida en Marindia dado que el Verano terminaba. Pero algunos, ¡esos mismos compañeros!, “algunos” continuaron la búsqueda desesperada, ya que nada les importo. Nada, excepto sus sueldos.

Para este entonces ya terminaba Marzo, las facturas se acumularon y hasta el día en que desconectaron la luz en la oficina todos continuaron trabajando. Y quien sabe que habría pasado si la policía no hubiese realizado el desalojo por la fuerza ya que Indiana no quería separarse tan brutalmente de su vieja PC.

Evidentemente la culpa era del joven administrativo, pero sin el Capitán, nadie tenía la capacidad de mover ese Timón. De todos modos, una vez más, fue objeto de golpes, críticas e insultos. ¡¡Pobrecito!!

Aún con las llamadas llorando al Banco para sacar el dinero, la denuncia por la desaparición y las mil historias que se tejieron en el barrio. El Capitán Pellejo seguía sin dar señales de vida.

Algunos comentaron que lo vieron en la puerta de un Shopping, convertido en un Flogger, otros dijeron que se habia convertido en Emo luego de ver a “Asaltantes con Patente ´09”.

El grupo que creamos en Facebook llamado “¿Dónde está Pelle?”, en honor a nuestro amigo “Wally” nos hacía llegar fotos del Capitán en cualquier lugar del mundo, pero la verdad, no las veíamos a menos que dijera palabras clave como: “borracho”, “drogado”, o “fiesta hippie” Pensando en esto ahora, quizás eso retraso nuestro encuentro.

La misteriosa desaparición del Capitán Pellejo

Aquí va el primer relato sobre las historias del “Capitán Pellejo”

Un día el capitán Pellejo se nos fue. Todos vamos a recordarlo como aquel que pagaba los asados, y lo que nunca podía faltar en ellos. La cerveza. Aunque no solo ésta se hacía presente en las comidas que pagaba Pellejo, digo pagaba ya que el organizador siempre fue “El Club”, y gracias a él también se podía disfrutar de grandes cantidades de vino. Al decir “vino” comenzamos a pensar en este relato, porque el que “no vino” ni el viernes, ni el lunes, ni el martes, fue el Capitán.

¿Que diría la tripulación del Perla Negra si Jack Sparrow no se encuentra entre sus hombres?

Seguramente no dirían nada y continuarían su viaje, pero acá, acá estamos entre hombres, no piratas.

Volviendo a lo importante de esta historia, lo último que se supo de Pellejo era que iba a meditar a algún lugar de Marindia. Circulan fotos en Internet que lo muestran tirado en una piscina con una picada flotante, pero todos sabemos que no se puede confiar en eso hoy en día ya que las situaciones que pueden crearse con el PhotoShop son exactamente iguales a la realidad.

Mi teoría personal: Pellejo se convirtió en algo más. Pellejo es una fuerza etérea que está presente entre nosotros aunque su cuerpo siga de joda.

Pellejo está y Pellejo es…La Fuerza.

El Dios Momocho


Momo ha sido homenajeado desde siempre. Cuando de borracheras y sexo se trata, el Ser Humano siempre está a la
orden del día.

Al igual que a los hombres, todo hijo quiere parecerse a su padre, para bien o para mal todos pasamos por algo así; al menos una vez, solo que en este caso hablamos de nada más y nada menos que de un Dios.

Momocho desea ser grandioso y eterno como su padre, pero, no puede evitar fracasar, su madre, Lesbos le ha dado una habilidad increible, la de cometer errores, parece broma pero perfectamente podría ser el Dios de Murphy (por la Ley de Murphy ¿no?)

Pero Momocho supo donde ubicarse gracias a un sabio consejo de su padre. – Hijo, si quieres disfrutar de lo que yo, pero no puedes negar el don de tu madre, debes ir hacia los lugares donde los errores siempre se hacen presentes también. Ve hacia los talleres de Murga!!